Lanzar una moneda virtual propia impulsará la inclusión financiera, Banxico.

Las Afores con las comisiones más bajas en 2022
15 febrero, 2022
Retiros parciales por desempleo en Afores caen 11% en enero
16 febrero, 2022

De frente a la alta demanda de activos virtuales y de stablecoins en el mundo, era necesario que los bancos centrales analizaran la emisión de su propia moneda digital.

En México, la decisión de lanzar una ayudará a impulsar la inclusión financiera y a satisfacer la demanda de servicios más sofisticados, aseguró Othon Moreno, director de política y mercados del Banco de México (Banxico).

Reconoció que se han limitado a la emisión de billetes físicos, pero que ahora hay tecnología y demanda para ofrecer las mismas funcionalidades de una unidad física en una versión digital.

Al emitir una moneda digital del Banco Central (CBDC por sus siglas en inglés), se busca abrir cuentas para personas bancarizadas o no bancarizadas, ampliar posibilidades de pago en la economía, que sean rápidas, seguras, eficientes e interoperables, y contar con un activo versátil que permita la implementación de diferentes funcionalidades como mecanismos de automatización, fomentando la innovación.

“El verdadero reto que tienen los bancos centrales es cómo podemos brindar los mismos servicios que está buscando este segmento de la población al momento de usar sus stablecoins y activos virtuales. Hay que proveerlo de una manera digital, pero centralizada para ser más eficiente, en el sentido computacional, administrativo, dar certeza legal y jurídica a estas unidades digitales entendidas como un pasivo del Banco Central”, explicó.

Othon Moreno detalló que dentro de su estrategia está fortalecer los servicios que actualmente se tienen, como el SPEI, y “sobre esta infraestructura se pueden ir montando los elementos adicionales para fortalecer y generar el mecanismo de monedas digitales”.

Instó a no confundir una con un activo criptográfico puro o virtual, ya que estos últimos son creaciones de valor digital que se emiten de forma privada y su único respaldo es la confianza de los usuarios en su misma red.

Actualmente, reiteró, no existe una entidad financiera que respalde los activos virtuales, por lo que, si se llegara a desaparecer el saldo de alguno, está lejos del alcance regulatorio, toda vez que “estos elementos son más parecidos a las mercancías digitales que a la actividad financiera propia”.

Fuente: El Financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x

Suscríbete a Crevolution Now y recibe las noticias actuales de la Industria de Crédito y Cobranza

Si deseas recibir la información más actual de la industria financiera, dejános tus datos.