Crecer el crédito cuidando la morosidad, reto de la banca

Bancos tradicionales, obligados a dar el salto digital para no perder clientes
Bancos tradicionales, obligados a dar el salto digital para no perder clientes
28 diciembre, 2020
Conformación de la cartera de crédito Mexico
Conformación de la cartera de crédito Mexico
29 diciembre, 2020

Derivado del impacto económico por la pandemia de Covid-19, en el 2020 el crédito ofrecido por la banca comercial al sector privado ha mostrado contracciones luego de 10 años de crecimiento continuo.

De acuerdo con el Banco de México (Banxico), el crédito de la banca comercial cayó 1.4% en agosto; en septiembre la contracción fue de 1.5%, y en octubre se agudizó a 2.5 por ciento.

Aunque en el inicio de la pandemia el crédito mostró crecimientos, esto obedeció a que empresas tomaron sus líneas de crédito disponibles para tener liquidez durante el primer cierre que se decretó.

Sin embargo, en los meses posteriores el crédito empezó a desacelerarse y después a contraerse, principalmente en el portafolio de consumo, donde a octubre registró un desplome de 11% anual. El único que, al menos hasta octubre seguía repuntando, era el hipotecario.

Para impulsar el crédito o que éste no dejara de fluir durante la pandemia, autoridades como el propio Banxico, lanzaron una serie de apoyos, con el fin de que los bancos tuvieran liquidez y otorgaran más créditos a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), lo mismo que a las familias. Al cierre de octubre, sin embargo, el crédito seguía con contracción.

La banca ha insistido en que, pese a la situación económica y la menor rentabilidad, cuenta con más de 1 billón de pesos disponibles para prestar.

Sin embargo, considera que debe estimularse la demanda y para ello debe jugar un papel fundamental la banca de desarrollo, a través de mayores garantías que permitan que la banca comercial libere más financiamiento.

Se debe cuidar calidad

Hasta octubre pasado, aún cuando ya se habían terminado los programas de aplazamientos de pagos de créditos entre cuatro y seis meses iniciados en marzo y abril como medida de apoyo ante los efectos de la pandemia, la morosidad se mantenía en niveles bajos.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para ese mes, el Índice de Morosidad (Imor) se ubicó en 2.13%, cifra incluso menor a lo reportado en octubre del 2019.

Esto se debe, según ha explicado la ABM, a que la gran mayoría de quienes se sumaron al programa de aplazamiento de pago de créditos, ha retomado sus pagos.

No obstante, los bancos están conscientes de que es inminente un incremento en el Imor en los próximos meses. Para ello, han realizado reservas preventivas.

En tanto, un informe de BBVA prevé un bajo dinamismo en el crédito tanto a empresas como a familias en los siguientes meses, debido a la crisis económica.

FUENTE: EL ECONOMISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x

Suscríbete a Crevolution Now y recibe las noticias actuales de la Industria de Crédito y Cobranza

Si deseas recibir la información más actual de la industria financiera, dejános tus datos.