El futuro inmediato del crédito está más cercano en labores de recuperación y restructuración, En palabras de nuestro columnista invitado Federico Pizarro.

Joseph Stiglitz tras Covid el mundo precisa rescribir reglas financieras
Joseph Stiglitz tras Covid el mundo precisa rescribir reglas financieras
3 septiembre, 2020
Debo no niego, pago no tengo
‘Debo no niego, pago no tengo’; la realidad de muchos clientes de la banca y principal argumento del no pago
4 septiembre, 2020
Futuro Inmediato del Crédito

Mucha tinta se está utilizando para tratar de ordenar las ideas que nos doten de un panorama razonable, realista, auténtico y verídico de lo que pueda acontecer en el manejo del crédito en estos tiempos, los cuales hemos denominado como “Nueva Normalidad”. En ese sentido, a mi parecer, lo primero que debemos concientizar es que el dinero, como cualquier otro bien, está regido por las reglas de oferta y demanda, en un mercado imperfecto en donde su costo, es decir, la tasa de interés, está sometida a una serie de manejos que, además de complejos y dependientes de otras variables (tipo de cambio, riesgo país, plazo, etc.), son manipulados hasta cierto nivel por deseos o estrategias gubernamentales o de política económica, muchas ocasiones superior en su búsqueda de objetivos a la transaccionalidad cotidiana de evaluación de riesgo y recuperación, y no solo de su precio.

En este momento, y por lo visto, el crédito es y será, antes que nada, escaso, durante el mediano plazo; los criterios prudenciales de evaluación de riesgo de los intermediarios financieros tenderán a endurecerse, buscando mejores posiciones de garantías reales (hipotecarias y más aún fiduciarias), plazos más cortos y una relación de ingreso y capacidad de pago de los clientes por arriba de lo que hasta la fecha se haya observado. Los mercados objetivo de atención se centrarán en sectores menos expuestos al golpeteo de la incertidumbre de consumo, lo anterior derivado de las políticas gubernamentales que se han venido dictando y la posterior exponenciación a muchas de ellas por la crisis sanitaria.

En fecha reciente, el gobernador del Banco de México adelantaba que las presiones para los bancos por el incremento en la morosidad, tanto en los productos crediticios de consumo, como en las empresas, principalmente en las PyMes, los obligaría a derivar un mayor volumen de reservas por posibles incumplimientos, lo cual a su vez restringe la capacidad de continuar prestando y detona una imposibilidad de reparto de dividendos con la correspondiente depresión en el valor accionario de estas entidades. El discurso político de que en estos tiempos no hay rescate para los grandes empresarios y bancossino que el apoyo va directo al pueblo, no ayuda a subsanar este ciclo, en donde ante la disminución de ventas, aumento del ciclo de operación y posibilidad de incumplimiento de pagos, detona despidos, incremento en el desempleo y por tanto menor consumo, impagos y falta de movilización económica.

El futuro inmediato del crédito está más cercano en labores de recuperación y restructuración  que en prospección y nuevos contratos; habrá más trabajo para el work out bancario que para los ejecutivos de cuenta o de relación; del lado empresarial y en una de esas paradojas de la vida, hoy, cuando más se necesita del capital de trabajo y de la dotación de liquidez, más difícil será conseguirla.

La buena noticia es que esto no será para siempre, la discusión entre economistas de si la recuperación será una “V” o una “U”, con sus respectivos grados de profundidad, al menos nos da la seguridad de que, en un plazo de mediano a largo, podremos regresar al camino del crecimiento, no sin antes tener que sortear el difícil trance de una posible disminución en la calificación de riesgo país, con la respectiva baja de calificación en la deuda soberana. Realmente esperemos que esto no suceda, y finalmente se tomen las medidas adecuadas en términos de política gubernamental, que estas no se contaminen en exceso de necesidades políticas, y por tanto, la certidumbre de la inversión y del consumidor provoquen que el crédito se encuentre disponible y asociado a los riesgos adecuados para generar elementos de sinergia comercial y empleo que tanto necesita nuestro México.

*Federico Pizarro es Director de Financiamiento Inmobiliario en Banregio y columnista invitado en Crevolution Now

Este articulo es parte de nuestra entrega mensual de la revista digital Crevolution Now, si quieres recibirla, Inscríbete  y recíbela mes con mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x

Suscríbete a Crevolution Now y recibe las noticias actuales de la Industria de Crédito y Cobranza

Si deseas recibir la información más actual de la industria financiera, dejános tus datos.