La inclusión financiera de la mujer, con claroscuros en México

Así puedes apoyar a las mujeres mexicanas con crowdfunding social
6 marzo, 2020
Fintech tienen ‘luz verde’
10 marzo, 2020

Más de la mitad de la población adulta en México, es decir 53%, no tiene acceso a servicios financieros y pese a que en cuestión de género ha habido un avance en la inclusión, éste tiene claroscuros tanto en acceso como en los productos adecuados para que haya una mayor prosperidad de la mujer.

De acuerdo con los datos de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, desde el 2012 al 2018, la inclusión financiera de la mujer tuvo un avance significativo, de 16 puntos porcentuales a pasar la cobertura de 30% a 46% de la población femenina, con una brecha de dos puntos porcentuales respecto al porcentaje de hombres incluidos en el sistema financiero formal, que es de 48 por ciento.

Pese a este avance, México es parte de una región donde las estadísticas distan de una cobertura de servicios financieros de la mujer como existe en otras partes del mundo, pues, por ejemplo, 52% de las mujeres de América Latina y el Caribe está incluido en el sistema financiero formal, cuando en otras regiones como la zona Euro, este porcentaje es de 94 por ciento.

Para Isabel Cruz Hernández, directora general de la Asociación de Uniones de Crédito del Sector Social (Amucss), la inclusión financiera en el país ha tenido ciertos avances; sin embargo, también tiene pendientes que generan obstáculos para un mayor desarrollo de la mujer.

“Las mujeres están sometidas a un mercado rabiosamente negativo para ellas, rentable para las instituciones financieras y sin o con muy bajo valor agregado… todo el sector financiero mexicano carece de productos financieros que le permitan a las mujeres transitar a mejores formas de autoempleo o de inserción de mecanismos empresariales”, explicó Cruz Hernández.

La directora de la Amucss indicó que si bien hay sectores financieros donde la mujer ha tenido un papel preponderante, tales como el de microfinanzas y el de ahorro y crédito popular, hay una carencia de servicios adecuados para mujeres, pues por lo regular acceden a créditos de corto plazo, con condiciones poco favorables y, además, sin distinguir las características de su entorno.

“Existen barreras de todo tipo, por ejemplo, una que es muy obvia es la inexistencia de instituciones en zonas rurales o marginadas, donde no hay cobertura suficiente de instituciones financieras, además de la exclusión y falta de acceso, los productos para ellas no son los adecuados”, comentó Cruz Hernández.

Pese a que es claro que una mayor inclusión financiera en cualquier grupo poblacional, incide favorablemente en la disminución de desigualdad y pobreza e incentiva el crecimiento económico, en México no se tiene una estrategia para cerrar la brecha de género, según el estudio ¿Cerrando brechas?: Las Estrategias de Inclusión financiera en América Latina y el Caribe.

“Ninguna (estrategia en la región), por otro lado, indica tener como objetivo reducir las brechas de género, de ingresos o por zona de residencia, evidenciando emplear un método de trabajo más bien universal y poco sensible a las necesidades de los segmentos marginados”, se puede leer en el estudio realizado por investigadoras del Instituto de Estudios Peruanos.

Transferencias

Cruz Hernández apuntó que los gobiernos en México han tenido la creencia que realizar la dispersión de programas sociales, donde la mujer tiene un papel preponderante, por medio de tarjetas es tener una inclusión financiera eficiente, lo que es un error.

“Se piensa que dando una tarjeta a las mujeres se tiene inclusión financiera, pero nada más alejado que eso, porque dar una tarjeta para transferir un subsidio es solo un medio de pago que no está acompañado de una inclusión financiera”, comentó la directiva de Amucss.

Cruz Hernández apuntó que se debe de revisar el tema del sobreendeudamiento de la mujer, pues aunque su comportamiento financiero es mejor que el de los hombres, en muchas ocasiones las condiciones a las que acceden va en detrimento de su patrimonio, además de que si no existe una inclusión digital, difícilmente se avanzará en la inclusión financiera en general.

Brechas de las mujeres en el sector financiero:

48% de inclusión financiera de hombres Vs 46% de inclusión de la mujer.

49% de hombres cuenta con una afore Vs 31% mujeres.

28% de los hombres tiene seguro Vs. 23% de las mujeres.

58% de los hombres son propietarios de activos Vs. 35% de las mujeres.

Fuente: EL ECONOMISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x

Suscríbete a Crevolution Now y recibe las noticias actuales de la Industria de Crédito y Cobranza

Si deseas recibir la información más actual de la industria financiera, dejános tus datos.