Resultados sostenibles con mapas estratégicos

RETENCIÓN Y FIDELIZACIÓN DE CLIENTES
13 mayo, 2019
ENCUESTA TRIMESTRAL DE EVALUACIÓN COYUNTURAL DEL MERCADO CREDITICIO
23 enero, 2020

El entorno cada vez más demandante y altamente competido en el que debe realizarse la cobranza, requiere que la estrategia de recuperación sea ejecutada con alta precisión y alienación al objetivo de la institución, considerando todas las variables, asegurando una perfecta vinculación y sincronía de las actividades de todas las áreas involucradas directa e indirectamente con la recuperación: el equipo de cobranza, monitoreo de calidad, capacitación, reclutamiento, sistemas, finanzas, entre otros. ¿De qué forma logramos no solo esta vinculación de actividades, sino su perfecta sincronía y efectividad de manera que realmente aporten, en conjunto, al logro del objetivo institucional, asegurado una perfecta alineación a este?

Pues bien, existe una herramienta metodológica muy potente que brinda visibilidad integral, a 360 grados, de una estrategia de alto nivel, es decir, de una estrategia de negocio. Esta herramienta también asegura la perfecta vinculación de todas las actividades, entre las áreas involucradas, alineándose hacia el objetivo primordial que es incrementar la recuperación. Estas herramientas son los mapas estratégicos que permiten visualizar, analizar y comprender, de un golpe de vista, qué es lo que debe hacerse, cómo hacerse, cómo medirse y cómo auditarse; es en verdad un auténtico mapa que marca la ruta y guía el trabajo integral de la organización, clara y certeramente, hacia el cumplimiento de los objetivos. Suele suceder que la estrategia de la empresa no es comprendida por las personas que la integran, ante ello los mapas estratégicos constituyen una importante herramienta para comunicar la estrategia de forma clara y efectiva.

El mapa estratégico despliega la relación lógica de causa-efecto entre los objetivos establecidos y los temas estratégicos, permitiendo comunicar y delegar responsabilidades de manera clara y efectiva, y ofrece una representación visual de la estrategia de una organización; es un verdadero ejemplo de cómo una imagen es más poderosa que mil palabras. Los objetivos de clientes y financieros describen los resultados que la organización quiere alcanzar, y los objetivos en las perspectivas de procesos internos y de aprendizaje y crecimiento describen cómo la organización intentará lograr esos resultados, utilizando las 4 perspectivas del Balanced Scorecard: aprendizaje y crecimiento, procesos internos, clientes y mercado, y financiera. Un mapa estratégico bien conformado, aunado a las mejores prácticas del Balanced Scorecard, permite ejecutar efectivamente la estrategia de la compañía.

Conformación de un mapa estratégico

  • Aprendizaje y crecimiento. Perspectiva enfocada en el personal de la empresa, el cual es considerado como un activo valioso e intangible, al punto que la distingue de otras organizaciones. Se incluye la capacitación permanente de los empleados y la mejora en la cultura organizacional.
  • Procesos internos. Se relaciona directamente con la cadena de valor, pues con ella serán identificados los procesos críticos estratégicos para lograr los objetivos propuestos en las perspectivas externas; financiera y de clientes.
  • Clientes y mercado. Define la propuesta de valor para los clientes; dicha propuesta valor funciona de tal modo que los activos intangibles puedan generar valor; así, cuando los clientes valoran la calidad y la entrega a tiempo, entonces esta perspectiva se propone describir todos los procesos requeridos para lograr dicho resultado.
  • Perspectiva financiera. Enfocada en el manejo y procesamiento de la información financiera. Esta perspectiva describe los resultados concretos de la estrategia en términos financieros tradicionales; su orientación principal es maximizar el valor para los accionistas.

La disciplina de crear un mapa estratégico de objetivos relacionados con las cuatro perspectivas involucra al equipo ejecutivo y les da más claridad y compromiso con la estrategia.

Temas estratégicos

Los temas estratégicos son aquellas grandes estrategias cuyo cumplimiento influye directamente en el logro de la estrategia corporativa;también reflejan lo que se debe hacer para tener éxito en la ejecución; dentro del mapa estratégico normalmente se dividen en cuatro categorías:

  • La innovación. Define la creación de nuevos productos, penetración de nuevos mercados y desarrollo de nuevas formas de hacer negocios. Este tema estratégico es de largo plazo.
  • Gestión de clientes. Esta perspectiva expande, redefine y profundiza las relaciones con los clientes; por ejemplo, revender productos o servicios adicionales, convertirse en un consejero confiable, transformar a clientes poco rentables. Esta es una perspectiva de mediano plazo.
  • Excelencia operacional. Describe cómo se entregarán los productos y servicios de calidad y cómo se mejorará la productividad a corto plazo. Este tema estratégico generalmente rinde fruto en los primeros 12 a 24 meses después de su implementación.
  • Social/Regulador. Define cómo la organización busca ser un buen ciudadano corporativo, asegurando la estabilidad de su posición a largo plazo en el sistema. Se centra en los componentes externos o indirectos en industrias seleccionadas sujetos a regulación (por ejemplo, servicios públicos) y/o el medio ambiente (por ejemplo, productos petroquímicos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x

Suscríbete a Crevolution Now y recibe las noticias actuales de la Industria de Crédito y Cobranza

Si deseas recibir la información más actual de la industria financiera, dejános tus datos.